viernes, febrero 23, 2007

Cómo decirlo...

Pocas cosas me asombraron tanto como el chino que escribía las ofertas del día en la pizarra negra que daba la bienvenida a su supermercado (chino): estaba muy concentrado con el diccionario Chino-Español en la mano.

2 Comments:

At 4:01 p. m., Blogger Maru said...

Hubiese querido presenciar ese momento.

 
At 6:19 p. m., Blogger Nanook said...

Las consecuencias.
http://naoqan.blogspot.com/2007/06/tiemro-cogecha.html

 

Publicar un comentario

<< Home